Trabajitos chingones =D

thanksAyer estaba esperando a mi jefa en la entrada del supermercado mientras ella iba a servicio al cliente. Mientras tanto estaba viendo al chavo de seguridad de la entrada y a un señor recoge-recolecta-carritos del super.

Eso me ha llevado a pensar en esos mini empleos por todos lados que en realidad son super empleos, no por el sueldo que perciben (desafortunadamente, al menos en México) sino por el rol que juegan en la sociedad.

Pensemos en todos esos empleos que pasan desapericibidos o mal pagados o insultados o segregados por no verse, olerse o percibirse como “cool”. Bullshit.

Es probable que los que yo liste aquí jamás lean este post directamente pero mandaré un gran agradecimiento con energía chingona para ellos por desempeñarse en aquello en lo que nosotros no podríamos, no querríamos o, por una gran bendición, no tenemos que hacer.

Y aquí va mi lista:

  • Cualquier persona que trabaja en trabajos de limpieza. En una oficina, en un centro comercial, en tu casa, los del servicio de limpia de la ciudad.
  • Los que recogen, separan, se llevan y conviven con tu basura.
  • Las muchachas y señoras que hacen la limpieza de tu casa y además te cocinan o te cuidan a tus hijos o sacan a pasear a tus perros.
  • Los que recolectan carritos de supermercado y los llevan de vuelta para que tú puedas tomar uno cuando entras.
  • La gente de vigilancia. La que trasnocha y tiene turnos de 24 x 24 para que tú estés seguro en tu oficina, casa o lugar de esparcimiento.
  • Los que limpian tu mesa y recogen tus platos cuando vas a un restaurante.
  • Los cerillos del super, adultos mayores o chavitos. Si bien, se puede prescindir del servicio a muchos nos hacen la vida más fácil.
  • Los repartidores de comida y favores (tipo Rappi, SinDelantal, tienditas locales, Pizzas, UberEats, etc.)
  • Los traileros que recorren carreteras para hacernos llegar los productos que consumimos rifándose el físico y su seguridad.

Y antes de que me digan: “ay pero hay chingos de esos de tu lista que son re malos, roban, hablan feo, son groseros, no me respetan”, etc. Sí, es obvio que hay muchos así pero anyway. Es como cuando tú vas a tu oficina a trabajar con jeta porque no quieres ir o porque tienes un problema personal o das mordidas y te pasas altos. Same shit, isn’t it?

Yo siempre creo que de todas maneras siempre hay alguien que rescata el honor del resto.

Roles o labores poco reconocidas pero que impliquen mucho en el día a día. ¿Agregarían a alguien más a la lista?  🙂

Por el momento, adiosito y abrazo fresco de cdmx. 😉

 

A propósito de depresión y felicidad

Hace ratito leía que Anthony Bourdain murió, dicen se suicidó. (Google para saber de él si no lo conoces). Sentí feo, siento feo cada que me entero que alguien se suicidó. No es que yo fuera fan de Anthony pero al menos sabía quien era y llegué a ver algunos progamas suyos.

Y me atrevo a escribir este post porque veo mucha gente destruida porque su ídolo y referencia de vida ha muerto y de suicidó. No se pueden explicar cómo alguien que apoyaba la vida y ser feliz y tal ¡SE SUICIDÓ! Un fan de ellos escribió incluso que lo odiaba por hacer eso. Muchos otros no lo podían comprender si era tan exitoso, etc.

En resumen, puro panorama desalentador, de tristeza y hasta odio.

Y tocaré dos perspectivas de este punto.

UNO.

Me da tristeza enterarme que alguien se suicidó. Todos tenemos talentos, unos más descubiertos y evidentes que otros pero ahí los tenemos listos para usarse. Para mí, alguien que se suicida requiere cierta valentía para atreverse a quitarse la vida. Y esa misma magnitud de valentía (y quizá menos) se necesita para elegir el otro camino, el de acercarse a alguien por ayuda. Por eso me da coraje, saber que no fue por falta de algo, sino por una elección incorrecta. Porque pedir ayuda y suicidarse requieren un chingo de esfuerzo, lo digo por experiencia propia y por casos cercanos que conozco (por fortuna sin suicidio).

DOS 

En la actualidad hacemos cosas que creemos nos hacen feliz y reconocidos en algo. Conozco toneladas de bloggers de viajes, de modas, etc. digitalmente cercanos que reflejan cierto éxito, followers, libertad y felicidad por hacer lo que hacen. Y, sin generalizar, REPITO, SIN GENERALIZAR, NO HABLO DE TODOS, SIN GENERALIZAR, muchos de ellos reflejan muchas emociones rotas por dentro por la manera en que lo hacen y por su contenido.

No soy experta en ello aun pero he recorrido un camino suficiente para, sin saber bien qué es lo que cargan, sí reconocer que algo no marcha bien (ya estuve ahí). Y que hacer algo en exceso y con brutal emoción, diría yo euforia, podría darnos la señal de que alguien se está evadiendo consciente o inconscientemente de lo que debe solucionar en su vida.

Yo hace varios años agarré la maña de viajar mucho, de vivírmela en conciertos de música, etc. Per sé son actividades que disfruto muchísimo, hasta tuve un blog bien lindo que se llamaba barbdeviaje.com ❤ pero el hacerlo tan en exceso cada que tenía oportunidad, me hacía evadir de resolver mis emociones (yo no estaba consciente en ese entonces).

Conforme tuve señales en la vida de que me iba a cargar el payaso si no hacía algo empecé a espaciar los viajes y los conciertos (dinero y tiempo no me faltaban) en automático. Empecé a gastar menos en nimiedades, de por sí nunca he sido gastalona a lo bruto.

Pero no solo eso, creo que todos tenemos a la mano a alguien en quien confiemos y que si bien no nos va a resolver nada o no tiene ni idea de cómo, aunque pueda, podría ser nuestra ancla para salir del hoyo. Puede ser alguien cercano de confianza, alguien a quien sigues en internet que te inspira confianza, un maestro de la escuela o incluso grupos de apoyo o líneas telefónicas que cada vez aumentan en las ciudades y países para pedir apoyo en caso de depresión (en cdmx si mal no recuerdo está la línea o el ‘algo’ de las emociones y vas cuando sientes que algo no está bien). Tampoco avalo, porque no lo he probado, que funcionen al 100% pero de menos te desahogas y empiezas a ver panoramas nuevos.

Otra cosa de muchísima relevancia es que, además de poder desenmarañar nuestras emociones por cuenta propia -no, nadie ni nada te las va a resolver, solo son placebos-, es juntarnos con las personas adecuadas en todo lo que hacemos. Evalúa las circunstancias de vida de otros, su camino avanzado, su sanidad emocional, sus hábitos: si bebe, se droga, es más probable que caigas en la tentación a si convives con alguien que hace ejercicio o bebe una copa de vino ocasional.

Somos lo que comemos como dicen, pero también somos lo que asimilamos día a día con todos los sentidos: lo que nos untamos en la piel, lo que bebemos, lo que hacemos con nuestro cuerpo y con nuestra mente, lo que escuchamos y lo que olemos.

Quien no está consciente de ello, cree que es una estupidez que tengas que cortar de tajo a tus amigos ebrios (tampoco es de tajo, pero puedes disminuir la cantidad de tiempo que les dedicas), se les hace igual de estúpido que uno les diga que se nota que están huyendo de algo porque festival de música que sale, festival de música del que compran boleto, como compulsión. No es una estupidez, amigos, en serio. Si no lo creen, al menos obsérvense con calma por un tiempo y vean qué los tiene incómodos y porqué huyen.

Tener las emociones exaltadas por mucho tiempo es una señal: comprar todo en cuanto sale, comprar lo más caro aunque lo que tienes funciona bien, presentar euforia constante (confundida con “soy muy feliz”), presentar arranques de ira por cosas que pueden resolverse o no, tachar de imbéciles a todos por pensar diferente, ponerse a la defensiva, estar cansado mental o físicamente, etc. Todo eso es para intentar llenar el hueco que traemos y no hemos solucionado.

Todo en exceso es nocivo. La alegría en exceso es euforia. Enojitos normales en exceso nos llenan de ira instantánea tras cierto tiempo. Trabajar es bueno pero en exceso te merma todo lo físico y emocional. Hacer ejercicio es bueno pero en exceso ya hasta puedes caer en vigorexia. Comer en exceso es malo, comer y vomitarlo también, no comer también.

TODO en la vida requiere un balance. Y no digo que no viajemos ni vayamos a conciertos ni compremos gadgets o artículos que nos gustan o no disfrutemos de una dona de chocolate pero todo en la debida medida y equilibrio.

Seamos conscientes de cómo hacemos las cosas, por qué quiero comprar el último celular si el mio está chido, por qué tengo “hambre” cuando acabo de comer y por qué además es un antojo de chatarra. Por qué siento ansiedad si me detengo por unos instantes en hacer algo (llámense minutos, semanas o meses).

Entonces, está bien que tengamos gente a la que admiramos, pero no pongamos todas nuestras canicas ahí. No todo puede ser tan bueno como parece, o sí, pero no hay que llegar al punto de confiar ciegamente y luego decepcionarnos y odiar.  Y no nos comparemos jamás con ellos, y menos si son millonarios y famosos.

Tú puedes tener mucho menos dinero y menos fama y estar completa o medianamente tranquilo con quien eres. No es que si a esa persona a la que admiras le pasa algo, tú estás condenado a fracasar. NO. Tú estás condenado a tener éxito en la misma medida que TÚ te lo permitas, no con base en el estándar de otros.

Además recuerda que nadie es perfecto en esta vida. Ni los gurús ni los maestros ni los famosos ni los millonarios, la diferencia es que muchos de ellos saben cómo recuperarse de sus metidas de pata porque han cultivado conocimiento y práctica de herramientas a lo largo del tiempo (y también les costó un huevo hacerlo como a ti o a mí).

Hay otros que desafortunadamente no lo hicieron, pero aun si eligieron el camino del suicidio y tú los admirabas, recuérdalos por la huella positiva que sí hayan dejado en ti. Respeta su dolor interno, su proceso y agradécele de la mejor forma que puedas: poniendo en práctica lo que le aprendiste y avanzando un paso más a partir de donde se quedó en su propio camino.  La energía que emitimos es valiosa y le ayudarás a trascender a otro mundo de mejor manera si su alma se da cuenta que sí hizo cosas bonitas y que a alguien le sirvieron.

Y, uffffff, tú no sabes si tú mismo estás siendo inspiración de otros y al hacer tus rabietas y esparcir enojo, ira o tristeza se lo estés contagiando a tu propio fan/alumno. Piénsalo así. Toma responsabilidad de tus acciones y palabras.

No te claves en la ira, la tristeza ni el dolor desmedido. Nosotros no sabemos lo que pasaba por su mente. Y tampoco podemos ayudar a quien no ha pedido ayuda, usualmente.

Pero mientras esperas en un sillón a ser diagnosticado con depresión o te estás rodeando de circunstancias, gente y momentos que te van a empujar más en la tristeza y depresión (aun no diagnosticada), te invito amablemente a que evalúes si hay algo que no sientes bonito dentro de ti. Que no te juzgues, porque todos lo tenemos y te animes a dar un pasito hacia el cambio. Chiquito. Con alguien que te ayude y te comprenda.

No vivas con parámetros de otros, toma inspiración en lo que requieras y avanza a tu ritmo rodéandote de lo que te va a ayudar a crecer. Y si crees que no tienes a nadie a quien contarlo o que te comprenda, en verdad si crees que tienes CERO personas que te puedan ayudar, pos aquí estoy yo.

Si te acercas a mí, te firmo que no vas a irte sin ayuda. Y ayuda tangible que te dé un cachito de emoción y ánimos de seguir avanzando hacia fuera del hoyo en el que te sientas.

Espero de ❤ que este post sirva a alguien en la manera en que cada quien pueda recibirlo. xoxo

Barb 😉

**********************

Y le dedico este post con mucho cariño a Diego por ser la persona más perseverante y valiente que yo conozco diagnosticada con ansiedad y depresión con panoramas ultra desalentadores y por tenerlo aún en esta vida con nosotros todas las semanas. 🙂 

 

 

 

 

Mi mamá me mima. Mi mamá me ama.

20180430_1318431004360485.jpg

La jefecita

De repente me hallé felicitando en automático a varias mamás que conozco (hoy, 10 de mayo, es Día de las Madres en México). No quiero decir que no lo sentí al felicitarles pero por un instante perdí el propósito de hacerlo hoy.

Conforme crezco y aprendo cosas nuevas, me va chocando más eso de tener “días de”. Primero porque segurito que ya existen cosas tan ridículas, para mí al menos, como el Día del Desarmador de Cruz, el Día del Color Mamey o el Día de la Concientización de la Diarrea Explosiva. Segundo porque siento que los que pudieran ser más relevantes, como día de la mamá, papá, abuelos, etc. se toman medio a la ligera, como pretexto para no ir a la escuela o al trabajo o simplemente para sacar el mejor poema de google.

Me centraré a partir de este punto en el Día de la Mamá. Claro que las mamás son importantes, nos gestaron 9 meses tras haber decidido quien iba a ser nuestro padre. Lo decidieron con o sin conciencia y quizá hasta fue un descuido. Las mamás, teóricamente, deben guiarnos por el camino del bien, cobijarnos emocionalmente, ayudarnos a encontrar el par del calcetín o enseñarnos como usar una plancha.

Las mamás son las únicas que siempre nos ven guapos, empecemos por ahí jajaja. Las mamás, en nuestra tradicional sociedad, juegan un rol rete importante en varios aspectos de los cuales no ahondaré tanto ya. Las mamás son las mamás pues y como bien dicen todas: no hay un manual para ser un buen padre o madre.

Si mi mamá tuviera Instagram, probablemente le dedicaría posts realistas, con mucho amor. No solo miel y dulzura sino reconociendo que, como cualquiera de nosotros, es humano y la caga. Sus esfuerzos se han visto ultra bien recompensados en varios sentidos a estas alturas de su vida, pero la cagó mil veces. Y me gusta reconocérselo.

Y es que miren, entró a trabajar desde los 15 años, era tímida y ella solita resolvía sus asuntos emocionales, aun cuando mis abuelos le vivieron muchísimos años. Luego me eligió un papá que no resultó ser precisamente el mejor ser humano del país, ya ni digo del planeta jijiji #sorrynotsorry. El mentecato se fue al uno o dos meses de que nací y bueno una historia que es común hoy en día. Mamá soltera.

A lo largo de mi infancia cree mi propio mundo, me gustaba estar sola, era tímida y no hablaba mucho. Conforme crecía empezaba, a mi modo, a destacar mis opiniones y gustos. A ella no le gustaba que yo fuera diferente: la que no bailaba, la que no hablaba, la que dormía temprano, la que no se maquillaba, etc. A ella no le gustaba que yo sacara un 7 cuando podía sacar 10 en la escuela y eso me frustraba. A ella le costaba comprender de dónde demonios había sacado esta conducta tan anti-Aguayo-Morales (o sease, de mi familia materna) porque ahí todos eran dicharacheros, parlanchines, alegres, bailadores, etc. Y yo era prácticamente una Daria 😉

La bomba mayor cayó cuando cancelé mi boda, ella y casi nadie comprendía porqué seguía yo haciendo todo diferente, méndiga Bibi Peluche anormal. Y así nos podemos seguir, conflicto cuando viví sola, conflicto cuando viví con alguien, conflicto si cambié de novio, conflicto si era antisocial, conflicto si llegaba de madrugada, conflicto si me mudé de ciudad y conflicto si me regresé de vuelta a la ciudad.

Para mi mamá siempre representó un conflicto que yo fuera tan así. Y claro que me amaba y me sigue amando pero siempre discutíamos acaloradamente sobre nuestros opuestos puntos de vista. En mí recaía la responsabilidad de hacerla suegra de boda elegante, de hacerla abuela, de ser la CEO de una gran empresa y pos eso nunca llegó (ni llegará)

A mi me gusta lanzarme al ruedo como el borras jajaja no importa si salgo raspada, eventualmente me doy cuenta de la lección. A veces sí le calculo el riesgo y voy con más cuidado y siempre me da un chingo de miedo hacer cosas nuevas pero igual decido hacerlas. Ay, ese lado medio guerrero (como mi apellido) que siempre le sacó canas verdes a mi jefa.

La foto de mi mamá junto a mí no siempre es ese trillado y de hueva “feliz día a la mejor mujer del mundo por apoyarme y ser siempre mi mejor amiga, hermosa, encantadora y mamá luchona (bla bla bla)” y me encanta reconocerlo porque ahí les cuento lo mejor.

Llevamos aproximadamente 1 año y medio hablando de frente, reconociendo lo que ambas sentimos sin agredir, externando el amor que nos tenemos y que nunca dijimos y solo supusimos. Llegó el momento de decirle que igual con sus pros y contras yo la quería (porque la verdad sí la quiero pero ella no estaba segura) y que ya podía vivir en paz conmigo y yo la entendía en todo (porque también la entendí después de varias charlas con buenas personas que me ayudaron a expandir la mente).

Se tardó como media hora en responderme el WhatsApp. Sí! todo lo hicimos por whats. Necesitaba hallar el modo de que ella me escuchara sin enojarse y a su ritmo y darle chance a responder o no y ya. Y pues funcionó. 🙂

Luego tuvimos otra charla de relevancia mayor y entre dimes y diretes (igual por whats) al final logré que me diera el otro beneficio de la duda y le demostraría mi punto a la brevedad. Pasaron unas semanas o meses y se sorprendió de lo que le decía.

Desde entonces lo único que hace al escuchar mis ideas marcianas es reírse y en el peor de los casos se queda callada con ojos de sospecha pensando que estoy loca pero me da el beneficio de la duda y cuando me comprende, sonríe en paz.

Por primera vez en 33 años nos entendemos bien las dos. Yo entendí su historia y ella la mía. Y jamás habíamos sido tan amorosas, ridículas y cool. No estoy segura en donde está la pequeña división de madre y amiga. Como madre ha hecho lo suficiente por mí ya así que me queda seguir mandando Bitmojis y enseñándole a usar Necflis y Sputify (juro que le decía así jajaja) a mi persona favorita del mundo.

He reconocido el gran esfuerzo de entenderme porque ella trae otro mindset y otras ideas muy tradicionales que le fueron heredadas y no fue su culpa y a estas alturas es complicado que un adulto pueda aceptar nuevas cosas que no le hacen sentido. Así que es el mayor logro de mi jefa, sé que es difícil y aun así lo intentó (mentando madres por dentro seguramente jaja). Y yo amo a mi mamá.

Ya sé que está padre resaltar lo positivo de las situaciones y no enfocarse en lo negativo pero honestamente se me hinchan las naranjas de leer lo de la “mamá luchona que me sacó adelante siempre dando lo mejor y es mamá, plomera, cocinera, gerenta de sucursal, quita manchas y cepilla-gatos”. Me enfada porque, en mi opinión, es darles un mote de víctimas.

¡Y NO! No son víctimas. Son seres con decisión e inteligencia que optan por diversos caminos y con base en ello definen sus años adultos. Estoy casi segura que la mayoría de las mamás han sufrido por algo, lo que sea, todas. Así que en vez de disminuirlas como víctimas, porque qué pobre pensar así, resaltemos que como muchos seres humanos más se la han rifado con todo y sus cagadas. Que ellas sepan que quizá una o muchas ocasiones nos han herido y que comprendemos que no es a propósito. Que claro que nos importan porque son nuestras mamás, así como cuidamos a nuestra mascota y no a la del vecino, y así como cuidamos nuestras pertenencias y no las de un desconocido.

Es nuestra mamá y nos importa porque es la que se nos asignó o elegimos desde antes de nacer, pero reconozcamos claramente su lado humano, el desastroso y el amoroso. Me encantaría que dejemos algún día de verlas como película de Silvia Pinal y Sara García que salieron adelante con el sudor de la primavera desolada.

Les puedo asegurar que sus vidas y relaciones de mamá, aunque las amen muchísimo y sean un buen ejemplo para todos, no son tan fotoshopeadas como las hacen ver en las redes sociales. Y está bien. Está muy bien.

Son humanas y así están muy lindas. Son nuestras mamás y se festejan y se agradecen y se presumen en fotos todo el año, no nomás hoy (porque además hacen más tránsito queriendo llevarlas a comer el mismo día todos jaja).

❤ Dedicada a todas las mamás y las hijas, en conflicto y sanas.

Anécdotas de mamás raras-cool de hijos raros-cool que festejan a su modo como les gusta:

  1. Mi mamá decidió pasar su día en casa y en paz (en la mañana fuimos al doctor, jaja)
  2. La mamá de Juanis evitó a toda costa que la fuéramos a ver jajaja (porque ya tenía sus propios planes)
  3. Una tía mandó un meme de que solo por hoy nadie chingara a su madre… excepto el América. Jajaja, super lol, qué oso.
  4. La mamá de mi hermana tomó su día de descanso con un desayuno casual y luego en sus aposentos en total calma.

Guardianes de la Barbalaxia

3maxRequisito para leer este post: poner esta canción mientras se lee https://youtu.be/NiG_o6nBp6I 😉

El tuiter, además de hacerme perder el tiempo y leer historias interesantes, me hace reflexionar a veces. Curioso porque según esos memes y estudios super científicos es la Red Social de la ira (aunque sí, también).

Total que después de una agitada mañana, medio día y tarde de muchas reflexiones y ajustes emocionales y neuronales (que van viento en popa por cierto) me encontré escuchando el Soundtrack de Guardianes de la Galaxia 1 y 2.

Y ¡ah, qué chulada de música! Ya había escuchado las rolas mientras veía las películas, la mayoría las reconocí, etc. pero me causó curiosidad por qué decidí poner la playlist en momentos así de reflexión y demás chunches y porqué me gustan ambas películas.

Creo que voy hilando un poco y lo escribiré a continuación porque es relevante rescatar ideas y momentos alegres para reforzar algunos nuevos caminos en el cerebro y dejar de enfocar en lo gachito o work in progress tedioso.

  1. Como todo me pasa al revés con frecuencia, primero vi Guardianes de la Galaxia 2 porque es lo que había en el cine y dijeron que podía ver la 2 sin haber visto la 1. A ese encuentro galaxioso me llevó mi bff (#lol) El Jash porque, para no perder la costumbre, quería sacarme de un círculo emocional vicioso caca que ya no me servía. Y pus pa’ convivir porque en aquel entonces, 2017 jajaja, había menos actividades que hacer mientras vivíamos en el rancho. Primera asociación cool: mi amiguis me llevó en un acto de generosidad y gordura.
  2. El Jash me contó de Groot y que cómo era posible que no conociera a Groot?! par favaaaaaaar. Ya que vi a Groot me enamoré de él porque en la 2 era Baby Groot bailarín tons me dio más ternura y yo soy toda emociones, lo crean o no. Segunda asociación: una plantita bailadora bebé con sus walkman.
  3. Son películas que, a pesar de su trama, tienen bastante cosa chusca y cómica que, al menos a mí, me agrada bastante. Es un cachito sano reírse con humor blanco que hoy en día tiende a desaparecer. Tercera asociación: es bastante cómica.
  4. Después en la televisión abierta, en el rancho, pasaron Guardianes 1 y dije: comperrrr. La ví y entendí cómo se formo la gang y vi a Groot adulto y honestamente SPOILER ALERT: Groot tiene un corazón grandote que le da para poner su vida y salvar a su pandilla. :’) Cutie pie. Cuarta asociación: los personajes a pesar de su naturaleza tienen roles super reales en la vida que nosotros vivimos y todos siempre formamos una pandilla con quienes menos pensamos. Aunque sea de 1 o 2 personas y eso está muy cool.
  5. Luego anunciaron que en Infinity War saldrían los Guardianes y ya dije: esto es demasiado. No creí que tuvieran un rol tan relevante en patear traseros en las películas de super héroes hasta entonces. Para estas fechas ya compartía yo cuartel con Juanis y el pequeño Buda y me tuve que poner al corriente en películas Marvel (de las que me faltaban) para poder entender el asunto de galaxia y héroes. Y todos amamos a Groot y yo moría por ver a Groot adolescente. Quinta asociación: Juanis <3.
  6. ¡La música! Ya la había mencionado pero no me importa. La música está fabulosa y me pone alegre, no importa qué. Y al ponerme alegre recuerdo los cinco puntos anteriores y pienso que tengo todo para estar chida en este #PlanetStupid, como lo llama Eddie de Black Jaguar.

Y pienso en los 6 puntos tantas veces que de repente ya no distingo cual es cual, solo sé que siento calma y alegría. Y eso es lo importante.

Y entonces, lo mismo que ocurre con los Guardianes de mi Galaxia, ocurre con cualquier asociación consciente o inconsciente que tengamos en la vida. Por eso les digo que no escuchen reguetón, banda ni esas cosas que nos ponen mal y adictos.

Creo que esta nueva asociación simple de mi cerebro será una herramienta nueva y poderosa para momentos de menos certidumbre y cosas similares.

Gracias por leer. Adiosito.

❤ Come and get your looove (8)

 

La levedad de beber cafeína…

20180503_1340192049231956.jpgLes goa contar algo chusco, porque no siempre hablo de profundidades del Buda ni dignas de Joe Dispenza.

Hace varios meses fui con Juanis a un lugar de esos de moda de productos healthy y veganos porque la verdad sí me gustan (bueno a él también). Y se me ocurrió pedir una rica bebida fría que tiene matcha y café.

Como antecedentes, yo no soy una amante del café, puedo vivir sin él en el mundo, etc. pero no por ello si lo bebía me ponía mal precisamente.

Volvemos a mi matcha con café frapé. Ya lo había probado semanas anteriores, un sorbo, con otra persona que lo había pedido y me gustó, por eso lo pedí y me lo empaqué casi todito.

Terminamos nuestros alimentos y bebidas y nos fuimos caminando un poco pa’ que se le despabilara la recuperación de esguince a Juanis. En la caminata, me empezó a doler horrrrible la cabeza y caímos en cuenta que matcha más cafeína había sido too much para mí. Suena super coherente.

Durante el trayecto en taxi me empezó a dar un montón de sed, el dolor de cabeza seguía horrible y no podía ni con mi alma. Llegamos a casa, me bebí otro medio litro, hice pipí un montón también y el dolor empezó a ceder por fortuna.

Decidimos ir al supermercado una vez que me sentía mejor. Y aquí se pone muy chistoso: usualmente soy medio parlanchina y esta vez no fue la excepción pero además me puse a hacerle la plática al taxista toda sociable y risueña (como si estuviera borracha, con la diferencia que hablaba bien, no arrastrando nada), le aclaré que fui a tal lugar y bebí tal cosa y por eso estaba así no por otra cosa (y muchos jajajas).

El taxista creyó que le estaba coqueteando jajaja(Juanis se dio cuenta de ello obvio) pero yo solo seguía hablando y hablando y hablando. Aclaro que solo fue por mi actitud parlanchina y risueña, no realicé ningún otro ademán ni actitud distraída.

Llegamos al supermercado y en los primeros pasillos seguía hablando sin parar hasta que de repente Juanis me preguntó algo sobre cierto producto y estaba yo parada en el pasillo inmóvil, como Samara la niña del Aro antes de empezar a caminar. Inerte jajaja no articulaba palabra alguna ni expresión en la cara. No le presté atención a su pregunta, etc. Luego reaccioné, luego otra vez no y así. Creeeo que se reía de mí un poco y cuidaba que no me fuera a caer.

Para ese entonces estaba muuuy cansada, todavía tenía sed y tenía poquito dolor de cabeza. De regreso a casa iba medio controlada, creo.

Bebí más agua e hice más chis. Creo que el agua y la chis logró que se me pasara un poco más rápido el efecto. Fue la peor experiencia de mi vida (ahorita ya es graciosa).

Un mugroso vaso de matcha con café frapé me provocó lo mismo que haber bebido mil tragos de alcohol, de haber sabido me bebo unas margaritas mejor #posoye.

La vida desde entonces no es igual. Hace poco fui a la cafetería de mi colonia a trabajar un rato y pedí un capuchino. Jajajaja, minutos después ya estaba yo temblando y toda ansiosa.

Luego de eso intenté lattes, ya ni siquiera capuchinos (en mi juventud no me pasaba nada) ni nada después de las 1 o 2 p.m. sino, ¡tabla!

Escribo esta entrada con 1 taza y 1/3 de latte encima y ya lo sentía hasta el cerebro. Les juro que se siente en el cerebro, de veritas y me empezó la tembladera. Me da mucha risa, mucha jajaja porque luego pido agua y agua mineral pa recuperarme. Y luego hago mucha chis, etc.

Es graciosos porque es verdad pero ya que lo pienso así funciona la vida. Un día sí te funciona algo, otro día no y hay que aprender a verificar el nuevo límite de lo permitido para ver si conservas eso en tu vida o no (o en qué cantidad)

Mi medida, ahora sí comprobada, será 1 latte por día y no días consecutivos. Y quizá media carga de café. Al cabo que ni amo el café, me da casi igual.

Volveré a mis tés en infusiones (que sí amo) y a mis chocolatitos frios o calientes con leche vegetal. También se cargan algunos un poco de cafeína o teína pero los proceso muuuuy diferente y no me hace parecer veinteañera borracha. Lol. Super lol.

¡Salud! 😉

P.D. Ya hasta estoy sudando, aparte de estar temblorosa jajaja Qué oso, goeeey.

Encestando buenas decisiones

WIN_20180405_19_10_07_Pro

Es lo que es… 😉

Para variar volveré a un tuit que puse: “Hasta hace unas semanas me entero que la tiene equipo oficial de baloncesto: los Esta temporada debutaron y están en la final. 🏀🗑️ Voy a ir a verlos y eso me pone contenta. 🤓 ”

Spoiler: ya no iré. Estatus emocional: cool.

Esto me lleva a una nueva lección. Ahí les va.

En verdad me daba emoción ir porque en la vida he ido a un partido de baloncesto y porque si bien no muero por el deporte, tampoco me es indiferente. Además queda muy cerca de mi casa y a Juanis le gusta y toda la cosa.

Estuve atenta a las redes sociales de Capitanes para comprar pronto las entradas porque por ser debutantes y en CDMX seguro volarían. Me enteré 2 hrs. después del anuncio de la venta en línea porque venía en el transporte público y claro que para entonces ya estaban agotados (en línea). Pero tenía una segunda oportunidad en la venta en taquilla 3 días después.

Oooobvio la historia se iba a repetir y no iba a llegar a la hora que abría la taquilla y decidí ir una hora antes. Ya había fila, pero estaba dispuesta a esperar un poco.

Empecé a desesperarme un poquito así que me puse a leer cosas interesantes y de relevancia de Leo Babauta y Lewis Howes, puse música, leí dos periodiquitos de esos que regalan en las mañanas y bebí agua.

La cosa no mejoraba, la fila avanzaba casi nada y se empezó a nublar (sí llevaba chamarra de lluvias pero no paraguas y luego se suelta el diluvio bien severo). Vi pasar a un revendedor, la gente ansiosa iba a ver qué pasaba y volvía a contar que pues iban de 10 en 10 y que los de las taquillas todos pazguatos, etc.

Se me ocurrió poner hasta las 5:30 p.m. mi límite de espera si no avanzaba mucho y como empezó a llover pensé en tomar un camión a mi casa (son como 4 semáforos) pero no llevaba cambio, solo lo justo para los boletos (otro gran plop).

Me enfadé lo suficiente con toda la situación y pensé: “le he dedicado 3 horas de mi vida a esto”. Sí es algo que quiero pero también en 3 horas pude haber hecho mucho. Pude haber hecho un par de viajes de transporte privado, terminar mi módulo  de estudio de la semana, sentarme a comer algo rico, dibujar o sobarme los pies. O varias de las anteriores.

Sin dudar me salí de la fila y caminé con mi gabardina negra de lluvia a la esquina (y seguro con cara de changa jaja), no quise tomar ningún camión ni taxi y pensé que la caminata ayudaría a evaluar todo y sacarme el enfado.

Mientras caminaba pensaba: ¿por qué demonios estuve tan aferrada a este partido y conseguir boletos? No dí con una respuesta coherente. Entonces creí que tres horas era más que suficiente de mi tiempo para invertir en esa situación. Es solo un partido de básquetbol, los organizadores (de éste y cualquier tipo de evento) siempre juegan con nuestro tiempo y con nuestra gana de asistir a los eventos y nos tratan como ganado y borregos porque saben que estaremos ahí no matter what con tal de vender nuestra alma al diablo.

Es solo un pequeño hito pero caí en cuenta de en cuántas cosas perdemos el tiempo tú y yo que realmente no nos van a traer ningún beneficio en la vida. Solo por ser borregos, solo por saciar una necesidad media cucha, solo por querer quien sabe qué. Muchas de las cosas no nos quitan ni nos agregan nada.

Acto seguido: usé el dinero del taxi/camión para comprarme un chocolatito caliente de camino a casa y seguir caminando y cantando canciones en mi cabeza con mi gabardina de lluvia y ya sin cara de changa.

El partido de final puede o no que se repita en futuras temporadas. El partido lo puedo disfrutar en la siguiente temporada regular donde nadie se pelee por comprar un boleto y no use yo varias horas de mi vida por un cochino boleto bajo las inclemencias del tiempo y de los que deciden el modo tan arcaico de venta.

Porque siendo honestos, tengo muchas cosas en las qué enfocarme ahorita que sí me van a traer más estabilidad y bienestar. Y no quiere decir que no debamos tener actividades de esparcimiento y ni darnos gustitos banales de vez en vez pero sería prudente evaluar la frecuencia y el tiempo/dinero/energía invertidos en ello versus el tiempo/dinero/energía invertidos en lo que nos hará un humano menos zombie y más amable para el mundo.

Hoy quiero usar el tiempo más sabiamente y pues ya, esto saco del básquetbol el día de hoy.

Necesito redoblar esfuerzos y usar los recursos más eficientemente. 🙂

Fin. xoxo ❤

 

 

¿Restaurar? Sí a todo.

WIN_20180320_15_22_01_Pro

¡¡Chinga’o!!

Les go’a platicar algo muy curioso y quizá chistoso y quizá enojoso (poquito).

Estoy estudiando ciertas cosas en línea por lo que el ordenador, jolines, es mi herramienta principal. Claro que puedo hacerlo en la tablet o en el celular pero como a la vez que escucho audios tomo notas en línea, se vuelve un poco más complicado y por eso pues computadora mejor.

Ayer, decidí ponerle: “actualizar (chingada madre)” al botón al que le había dado “recordarme después” por varios días mil veces pero que nunca deja de joder la existencia jajaja. Mientras actualizaba, me alistaba para salir y trabajar en una cafetería muy cuca.

Me di el agradable lujo de ir a jugar al parque con Juanis y el pequeño Buda, sudé, ensucié mis panam kill bill ¬¬ (jaja), comimos helado y entonces decidí ya ir a estudiar.

Entro a la cafe, pido un té de menta, encuentro mi spot con enchufe obvio. Enciendo la computadora.

(Utilizaré acrónimos millennials porque me parecen cómicos y tan puntuales y no se ven corrientes así abreviados, según yo)

Retomo el tema:

Enciendo la computadora y… ¡ALV AF! (guguleen si no son millennials y/o no saben qué significa)

Se reinicia, explota, implosiona, se burla de mí, muestra 3 pantallas diferentes de avisos de recovery y escaneos durante tres ciclos, pantallas blancas con avisitos, sonidos estruendosos, ya pa’ qué nací.  Me dio irritación del ego corajudo pero luego puse poker face y me resigné un poco.

Total que nunca pudimos recuperar ni hacerla reaccionar y la burra seguía reiniciándose. Como cuando de plano el trolebús de cdmx deja de funcionar y con nada lo haces avanzar y te tienes que cambiar a otra unidad (#lol).

En eso, una voz desapegada y sutil me sugiere “¿Y si ya la restauramos? Perderías lo que tienes en la compu pero ya tienes todo en la nube, ¿no?”

😐 HDSPM (esa sí es más de mis tiempos), ALV, kheeee? ¡NOOO! ¡Mis documentos! ¡Mis anotaciones! ¡Me tardé horas configurando mis preferencias, íconos y un par de carpetitas¡  Después de 10 segundos de colapso dije: chingada madre, solo tengo un archivito que no actualicé en la nube desde hace como dos semanas ¬¬ , doble ¬¬ y triple ¬¬ por burra.

Pero la verdad es que simón, soy precavida y todo está en la nube, mis documentos de estudio y anotaciones también, algunas imágenes y otros archivos que tenía locales los descargo bajo demanda desde algún bello rincón de la Interné o quizá en algún correo adjunto. Sobre ese último archivo que no tenía actualizado, recuerdo como el 80% de actualizaciones que podré hacer enseguida.

Y bueno, en realidad solo hice un drama de segundos por mera reacción automática. Prever situaciones así con antelación y sacar ventajas tan a la mano del mundo virtual está padrísimo.

Otro punto que quiero exponer es: primero, lo poco que tenía en la compu es lo mínimo indispensable con lo que puedo operar en mis estudios, coaching y vida cotidiana y está increíble. No tengo millones de archivos ni ninguna especie de carpetaception eterna. Casi podría recordar con detalle el 100% de lo que tenía antes de restaurar. Minimalismo digital, lo necesario para ser efectivo y eficiente.

Segundo, al restaurarla me botó otra maldita-sea actualización del sistema operativo que desde la descarga hasta la instalación llevó unas 8 horas (¿¡es en serio Microsoft!?) 8 horas. Como una jornada laboral estándar. Jajaja. Y mientras esto ocurría sí podía utilizar la computadora así que me puse a configurar e instalar algunas cosillas para tenerla a punto una vez que quedara bañada, esterilizada, reiniciada y con pedigree (Zzzz).

Al volver a dejarla en este nivel me di cuenta que me salieron nuevas ideas de almacenamiento y organización de mis cosas a nivel digital para hacerme más eficiente la vida y mis estudios. Desinstalé cosas e íconos que son basura o no me sirven a mí y, ya fuera del contexto digital, me empezaron a surgir ideas sobre otros temas.

Cuestioné un poquito por qué tenía de tal o cual manera ciertos archivos, ciertas ideas y ciertos prejuicios de algunos temas (hasta ese nivel llegué jaja).

Como conclusión les digo lo siguiente:

UNO.

No subestimen a los dispositivos y prevengan siempre que pueden explotar y burlarse de ustedes como mi adorada War Desktop a mí. Organicen y almacenen bien todo y prevengan el exceso de basura virtual. Así, ante cualquier eventualidad podrán recuperar y recuperarse casi al instante sin perder nada y sin ningún rush de estrés ni mentadas de madre no necesarias.

Sé que este punto puede parecer evidente, más en la parte de almacenar en la nube todo, pero al menos hagan el ejercicio en este preciso instante: si dentro de un minuto se muere mi lap, tableta, cel ¿estoy seguro de que tengo todo a salvo y listo para ser restaurado y re utilizado?   Si la respuesta es no, pos vayan y hagan su copia de almacenamiento jejeje. (Y a la vez que depuran, se les depura el cerebro – es neta, no es broma- y pueden utilizar eso en temas más importantes)

DOS.

Re hacer algún proceso o mejorarlo o empezarlo/retomarlo desde un punto diferente de nuestra vida o existencia (laboral, social o personal) nos da una perspectiva super chida y diferente, no sabría decir si mejor o peor pero sí diferente y eso ya lo hace cool en automático. Nos hace cuestionar nuevas maneras de ver algo o de definirlas y genera nuevas ideas padrísimas que nos servirán para ese proceso en cuestión o como entrenamiento para otras áreas de nuestra vida.   Si están atorados en algo párense de cabeza o hagan el ejercicio de dibujar algún objeto fijo desde al menos dos o tres lugares diferentes de su mesa. Siempre encontrarán algo diferente que puede complementar.

Que no cunda el pánico, amigos. Estoy bien y mi información también. (Sigue en 99% la instalación, ya llévame diosito)

Les deseo un buen #DiaInternacionaldelaFelicidad, un buen inicio de la Primavera y que sus dispositivos les fallen lo menos posible.

Amén.

😉

 

 

 

Géneros: Entre rabia y desesperación.

IMG_9471Tiempo estimado de lectura: 20 min.

Colocaré mis 3 ideas principales enseguida:

  1. El otro día puse este tuit: “Cierto un ligero enfado cada año con el día Internacional de la Mujer.”
  2. Hoy leí una breve historia sobre una historia de violencia hacia una chica en Tijuana, no fue físicamente brutal y hasta tuvo chance de charlar con el ofensor para entender las causas.
  3. En días pasados, que hubo bastante calor (bueno, todavía), tenía ganas de ponerme un vestido corto y chanclitas, pero lo cambié por unos jeans, una blusita ligera y las chanclitas, eso sí.

Me rehusé a escribir sobre esto porque corro el riesgo de descoserme, de ser criticada, de herir susceptibilidades o de exponerme a mí misma, pero en verdad me colma la paciencia, me tiene hasta la madre todo esto.

Hay varias cosas en las que creo esencialmente desde muy pequeña: la honestidad, la ética, las reglas básicas de convivencia con humanos y otros seres vivos y la generosidad.  Vaya, cuando me corrieron de un trabajo, no me solicitaron ciertos artículos como un mouse alámbrico de computadora porque no les importaba un mouse pedorro jaja y me dio cosa quedármelo, porque no era mio XD #truestory.

Creo que lo que das recibes, y no, no lo vivo así por miedo de lo que se me regrese sino porque en verdad me trae paz no ser culera con el mundo, aunque bueno como todo mundo a veces se está desprevenido y dice y hace burradas pero nada irreparable.

Y entonces me cuesta trabajo pensar ¿por qué alguien puede ser tan vil?, ¿por qué la gente se aprovecha? ¿por qué no prendemos el chingado cerebro que se nos dio para entender lo que se nos está poniendo en frente y analizar con nuestra circunstancia y opinión en vez de ir de borrego? ¿por qué aun cuando decidamos vivir como borregos, no somos borregos felices sin ser metiches y ya y nos fascina estar juzgando todo lo de afuera?

En últimos años me han explicado y he estudiado un poco sobre el por qué del comportamiento humano, que si el cerebro, los patrones, las conductas, los genes, la publicidad engañosa, etc. y he ido entendiendo un poco. Pero aun así, pienso: todos tenemos broncas, todos crecimos con algún issue familiar, emocional, amoroso, etc.

Entiendo muy bien que cierta parte de las poblaciones viven marginadas, con poca educación disponible y con muchas tradiciones estúpidas machistas y es más complicado entender que existe otra cosa más allá de eso, entiendo bien que puede haber pre disposiciones y traumas por experiencias en la infancia o imitar conductas nocivas de nuestros papás en ambientes muy violentos, etc. etc. etc. y en este post no me referiré exactamente a esta parte de la población (aunque conozco casos de personas que aun en esas circunstancias son personas de bien, digamoslo). Aclaro para la #blogPolice.

Hombres diciendo que ellos sí son respetuosos pero violentan sutilmente cada día en forma de memes, de sabrosear gente -eso sí con mucho respeto, según-, y de continuar diciendo comentarios de “está en sus días”. Mujeres que dicen que ellas sí se levantan en armas por las mujeres desaparecidas, porque nosotras tengamos circunstancias iguales a los hombres en lo laboral, etc. pero que agreden a hombres por pensar sus pendejadas (las cuales, en efecto, no hay que aplaudir), porque no dijeron lo que ellas querían, etc. Violencia generando violencia generando violencia, pero todo disfrazado de empatía y humanos luchones en pro de __________ *inserten la causa que les guste*.

Espero que mi punto comience a verse: no me enfadan las causas, no me enfada que queramos estar unidos o unidas para terminar con alguna clase de conducta lacra y patrones de siglos, no me enfada que salgan a marchar, no me enfada que tengamos humor para ciertos temas. Al contrario. Me enfada que aprovechándonos de esa buena causa echemos mano de nuestra agresividad a otros, y de convencer a otros de hacer la misma cosa fea para sentir apoyo. Entiendo la angustia, la negligencia, el dolor de que no podamos volver a ver a algún amigo, amiga o familiar que desapareció, entiendo la rabia, yo misma abro este post diciéndolo pero eso no nos da el permiso de ser iguales a los ‘malos’ porque nos convertimos en uno, de manera más astuta, pero igual.

Dice mi monje Zen más apreciado que disfrazamos la justicia con venganza y no puedo estar más de acuerdo con ello. Comprendo que vivimos con temor por lo que nos puede pasar, pero hasta a nivel físico el vengarnos y crear más agresión nos afecta de la mismita manera y cantidad que la agresión que estamos ejerciendo sobre otros. El problema es que no lo sabemos y cuando lo sabemos nos vale un rábano aceptarlo chido y trabajarlo.

Porque es más fácil criticar, juzgar y lanzarnos como animales porque nos hieren el ego. Porque en esta sociedad nadie nos ha puesto una materia en la escuela sobre atención plena, sobre manejo de emociones, sobre ser personas más serenas para responder bien en vez de reaccionar a lo imbécil, sobre entender los patrones heredados con los que nacemos y sacar partido para mejorar y saber encausar lo ‘feito’. Y básicamente porque nadie quiere ser empático, generoso y ponerse en los zapatos del otro porque lleva más tiempo y es incómodo.

Pero, empecemos con temas leves. Hombres: ¿Saben lo que una mujer siente de percibir su mirada lasciva en la calle? ¿Saben el efecto que esto tiene sobre una? Me dio tanto coraje ese día que quería usar un vestido corto y serenamente decidí cambiarlo por pantalones porque iba a ver a mi hermana menor y a otros familiares para festejar y no quería que un comentario soez o una mirada incómoda en el camino me arruinara el humor.

Sé que muchas chicas me dirían: “es tu cuerpo haz lo que quieras, vístete como tú desees, estamos cansadas de tener que modificar nuestra vida por ellos, porque no saben actuar de manera adecuada” (palabras y groserías más, palabras y groserías menos) Y sí, estoy tan de acuerdo, me da rabia que yo tenga que modificar mi ropa cada día pensando si voy a viajar en metro, a llegar caminando o a ir en mi auto para saber cómo puedo vestirme sin ser agredida pero llego a un punto donde prefiero mi tranquilidad al menos en esas 24 horas que lidiar con gente que no sabe. Y la neta chinguen a su madre hombres que hacen eso.

Sé que si voy caminando con mi familia en algún lado vestida con shorts o vestido, la probabilidad de que alguien me morbosee disminuye o que si voy con mi pareja en la calle y alguien se atreve a hacerlo, si él quisiera, les rompe todos los huesos en dos segundos. Pero qué maldita sea endemoniadamente triste y encabronador es que solo si voy con alguien yo me sienta segura de usar un pedazo menos de tela.

Y ¿saben? Cuando era un poco más llenita físicamente la cosa nunca fue diferente. Mi trasero se acentuaba un poco más y pues misma historia y eso que me vestía de jeans, tenis y playera genérica cual ingeniera estudiando en la universidad. ¿Por qué? ¿En qué momento llegamos a esto?

Y no, no es tema ya de educación o estrato social. Hace tiempillo, cierto hombre me platicaba que estaba en un chat de WhatsApp donde compartían fotos de chicas, entre que queriendo y no, pregunté qué clase de fotos y pues no recuerdo si mandaban chavas encueradas o robaban screenshots de fotos de chicas del FB o cualquier imagen que llegara.  Pa’ pronto, este hombre tiene una carrera, un MBA, buena posición económica (no es millonario pero para nada le sufre), vive en Europa, etc. Así qué ¿ahí qué pero se le pone? No dejaba a una chica cuando ya salía con otra, por si acaso.

Un día me dijeron que yo era “material casable” y en ese momento me quedé pensando sacada de onda si eso era bueno o malo. Para nada me pareció agradable ni cómodo, como si fuera uno al tianguis del domingo al puesto de “mujeres casables” con las características adecuadas para limpiar la casa, procrear hijos, atender a los amigos el domingo de fútbol y ser lo suficientemente sumisa pero también luchona. WHAT THE FUCK! Cuando tiempo después intenté aclarar esa expresión, él solo se excusaba en que era casi un halago porque me hacía resaltar mis virtudes y demás. PFFFF! Digo, empezando con el punto de que yo ni tengo en la vida como meta casarme a estas alturas y que mis habilidades fuertes no tienen que ver nadita con ser ama de casa, bien portada ni atender gente borracha.

Otro día invité a un amigo, que en realidad el desenlace haría ver que nel, a mi casa a echar chela, tengo pocos amigos en general y nada me agradaba más que charlar de temas random, compartir opiniones, comer botana, ver videos chuscos de YouTube o comedia de standup en el Netflis. Los detalles no importan pero intentó, no sé a qué grado porque no le dejé llegar hasta ahí, toquetearme, manosearme y besuquearme aprovechando su corpulencia. Y él tenía novia, pero eso ya no importa en tiempos modernos. Encima de todo, días después el muy cínico quería que siguiéramos hablando y con cara de perro atropellado -fake- me preguntó si ya no nos íbamos a hablar. ¬¬

Ya ni qué decir de los cientos de veces donde mis emociones, ideas y argumentos fueron ultra desestimados en alguna conversación, discusión o plática, porque “eres bien intensa”, “estás mal”, “tú ni sabes”, “siempre la haces de pedo”, “si no te gusta te puedes ir”, etc.

Sé que mis historias son bien light en comparación con otras pero para nada se deben minimizar, sobre todo pensando en el hecho en el que yo siempre empatizaba con las chicas que contaban historias terribles y pensaba “por fortuna no me ha pasado a mi”,  pero ya vi que sí, de maneras más diplomáticas pero igual de crudas.

Y no, no digo que masturbarse pensando en alguna modelo o chica hermosa sea totalmente pecaminoso o que no tengan ni qué mirarnos a los ojos ni aceptar que somos guapas o no pero entiendan que no somos objetos. Los halagos cool se sienten en lo más profundo del corazón y se agradecen igual, las cosas lascivas también se sienten pero terribles y activan un mecanismo de defensa en nuestros cuerpos y emociones, porque no es una ni dos veces, hombres.

Y este tipo de temores no se quitan escribiendo este post o tomando café con una amiga, a veces causan tanto daño que hay casos donde nunca se van, en los mejores se acepta, se aprende y se transforma en algún tipo de habilidad para ser más fuerte emocionalmente pero de igual forma requieren de mucho esfuerzo y trabajo.

A ustedes les debe valer pito y respetar si tengo nalga o no, si tengo abdomen o no o si mi torso luce estético porque voy a chingarme (con mucho gusto por cierto) a hacer calistenia muchos días en la semana porque me fascina apreciar mi cuerpo fuerte. Porque a ustedes también debería valerles pito y respetar si lo hago también para sanar uno o varios procesos emocionales… o no y lo hago por esparcimiento. En cualquier caso ustedes tienen que respetar. Ustedes tienen que saber que si me comen con los ojos o me gritan pendejadas en la calle puede que quiebren y debiliten mi proceso de sanación o que quizá lleguen a aumentar el miedo de alguna otra chica que solo intenta llegar en paz a su trabajo, a recoger a sus hijos o a cuidar a pasar un rato con sus amigas.

¡NO SOMOS PINCHES OBJETOS! No salgan con sus mamadas de defender a sus mamás, hermanas, esposas o hijas porque “ellas sí son castas y puras” pero el resto son unas prostitutas que si quisieran ser respetadas no se vestirían así. Las mujeres no estamos ahí para ser tomadas de un estante.

Aprecien, si es que es su objetivo, de manera linda y respetuosa el que alguien les agrade, a mi me gustan muchos chavos al mes en la calle, en el trabajo o en el cine. Me gustan y me parece agradable verlos o hablar  y ya, pero se respeta. Los hombres tampoco son objetos, nadie es un objeto más que los objetos: una pluma, un banco, un tubo de metal y aun así tendrían que tratarse de manera apropiada porque son objetos que ayudan a un propósito.

Deseo que cada vez sean menos las veces que al ir transitando una calle en cualquier ciudad, un grupo de hombres se quede en silencio de repente, porque solo es señal de que estamos a punto de atravesar la boca del lobo con sus miradas, comentarios y asquerosidades.  Deseo que cada vez menos hombres se saquen el pene en el metro y se lo embarren a una chica. Deseo que cada vez más hombres ayuden a mujeres en situaciones vulnerables entre otros hombres y dejen de decirnos exageradas.

Pero, mujeres, también deseo que empecemos esta igualdad en verdad chingándole duro a reconocernos y aceptarnos como somos. No sirve igual salir a marchar por las desaparecidas cuando nuestra casa interna y emociones están lo que le sigue de culero y sin sanar. A todas nos pasó algo, a todas algún papá nos abandonó, a todas alguien nos hizo burla o nos maltrató, a todas alguien nos metió pensamientos machistas, a todas todo. A todas todo porque yo siento lo que les ha pasado a ustedes, tanto como si me hubiera pasado a mi. Pero eso no define quien puedes ser.

Mujeres, el día que aceptemos qué nos heredaron, en qué la regamos nosotros, sin culpas ni miedos, será cuando podamos comenzar a sanar y entonces sí salir a defender lo que tango queremos pero sin agresiones.

Vistámonos como se nos hinche la gana, hablemos con groserías si queremos. Pero no juzguemos a alguien que no quiere usar una falda como símbolo de femeneidad, una falda no nos hace más o menos mujeres, traer cabello cortito, usar botas, shorts y camisas cuadriculadas tampoco. Entendamos que todas queremos salir del mismo hoyo. Seamos inteligentes y sepamos reconocer los pies del otro, sí, nos duele que nos lastimen, nos duele que nos desaparezcan, nos duele que no podamos vestirnos de vestido en un día soleado, pero intentando comprender, podemos empezar a perdonar de antemano y tomar energías más chingonas y enfocadas para atender los asuntos que deban ser atendidos.

Mujeres que quieren prosperar como comunidad: dejen de escuchar el chingado reguetón! Es irónico que en la época feminista, esté proliferando tanto este tipo de música. No digo que las feministas lo bailen, probablemente puede ser un grupo diferente la que lo escucha, pero no podemos ser congruentes y lanzar el mensaje correcto si defendemos a las chicas desaparecidas pero el fin de semana se escuchan letras de “chichonas, sexo y me la quiero coger ahora” y ver mujeres bailándola a hombres.

Congruencia todos. Hombres y mujeres. Lo que queremos para nuestra pareja, hijos, padres, es lo mismo que debemos querer para cualquier otro humano. Si no sabemos entenderlos o no queremos ayudar también está bien, no es obligatorio, solo háganse a un lado sin opinar, juzgar ni afectar a nadie.

Mujer que lee esto, conocida o desconocida, sabe que si un día estás en problemas y yo estoy viendo voy a meter mi cuchara para defenderte a tí, por todas las veces que nadie me defendió a mí (ni de mi misma).  Porque soy lo suficientemente sutil pero también guerrera para hacerlo. Pero por favor, atiéndete a tí, atiende esa voz de adentro que te pide todos los días sacar lo que traes dentro y empezar a sanarlo. Un pasito a la vez. Por favor no tengas en tus redes sociales imágenes “chistosas” haciéndote la sexy y la valiente y la “pinches hombres, putos todos”. No, no va por ahí. Sé sexy y genuina con quien te respeta y te acepta como eres, no lances mensajes al aire. No gastes tu energía en quien no la valora, ni en quien te hace creer que estás mal. Porque aun si estuvieras mal hay modos empáticos y lindos de hacerlo notar para ayudarte. No bailes reguetón y pon atención a esas letras que escuchas todos los fines en el bar o el antro, todo es drama, todo es sexo, todo es “sin tí me muero”. Nadie se muere, al menos sencillamente, de no “tener” a alguien. No compitas con otras mujeres.

Hombre que lee esto, por favor detén la violencia desde ya. No mandes memes ‘chistosos’ que hagan alusión a las “pocas chichis”, a las “gordas”, a “las que te la quieren chupar”, a la que está dramática porque “está en sus días”, no alientes conductas propias ni ajenas en hombres que coleccionan mujeres, que coleccionan trofeos, no sean testigos sin acción de comentarios y miradas lascivas, sean lindos si quieren resaltar la belleza de alguien.

Las bromas hablan más en serio de lo que creemos. Memes, canciones, anécdotas, expresiones, la bromita ingenua a tu amiga, a tu amigo. Todo es violencia pasiva, que si es puto, que si es bien güila, que si pinche nenita. Y no, tampoco me hacen gracia las imágenes, frases o publicidades donde se ‘denigra’ a los hombres por hacer cosas de mujeres o viceversa. Otra vez, WHAT THE FUCK! Como si las cosas que solemos hacer las mujeres fueran menos importantes, débiles o babosas.

Todos podemos tomar chelas, todos podemos bailar, todos podemos conducir un auto, volar un avión, llorar, hacer récords en pruebas físicas, todos tenemos familia, amigos y hobbies, tener parejas, hay chefs de todos los géneros y gente hablando muchos idiomas. Hay maestros y maestras de yoga, hay ambos géneros estudiando diseño de modas y también ingeniería. Todos al comer, cagamos. Todos tenemos cerebro, corazón y una vejiga.

¿En dónde chingados nos empezamos a sentir desiguales todos de todos? No sé, seguro hace muchas generaciones. Pero ahí están las pruebas. Sí, fisica y fisiológicamente hay diferencias relevantes entre hombres y mujeres pero ninguna está mejor o peor, cada una está ahí por algo.

Hombres, ¿sabían que ustedes también tienen un ciclo hormonal como el de las mujeres, que de hecho dura varios días más que los 28 como nosotras? ¿Sabían que en cada fase de esos ciclos – hombres y mujeres – tenemos capacidades diferentes a nivel físico, emocional, de empoderamiento y de modo de analizar las cosas y que incluso ayudados de alimentación se pueden potenciar cabrón? Al final no son tan diferentes.

Yo un día armé una silla con herramientas y otro día un amigo cocinó comida rica. ¿Cuál es la pinche diferencia? Sigo sin entender.

Hombres, no odien a las mujeres ni nos tachen de ‘sensiblitas’, obvio somos sensibles, sobre todo entre 7 y 14 días del mes, pero los otros 14 podemos visualizar y ejecutar proyectos bien cabrones y entrenar como bestias cualquier ejercicio.

Mujeres, no encasillen a los hombres. Si no te ha ido bien con ellos, regresa dos pasos hacia adentro a ver por qué estás eligiendo el mismo patrón. La responsabilidad es nuestra. (Hombres igual)

No somos diferentes solo nos complementamos.

No quiero que me festejen ningún día, excepto el de mi cumpleaños. No quiero que me exalten en ningún lado con frases huecas y corazones por ser una mujer luchona y no sé qué tanto. No quiero perder el tiempo leyendo eso. No quiero volver a recibir memes con tendencias a burlarse a ninguno de los géneros, hombre, mujer o gay (o los que existan).  Ojalá un día pueda salir sola al parque a entrenar con top y short y nadie me diga o haga nada en la calle. Ojalá un día tú y yo no sintamos más que la gente se va a aprovechar de nosotras ni a sentir miedo por ser nosotras, porque de todas maneras no hay otra forma en la que pueda ser. Me niego más a ser oídos u ojos de chismes, ataques, críticas y comentarios desagradables de otros.

Ojalá los hombres entiendan todo por fin, ojalá las mujeres también.

Ojalá aprendamos a vivir en paz por el simple hecho de ser humanos. ¡RESPETA Y AYUDA!

❤ Con mucho cariño.

Barb

*****************************

Y neta si en serio quieres charlar, si te quieres desahogar, si quieres ayuda, apoyo o solo alguien que escuche, puedes buscarme. Si tienes ideas de cómo poder ayudar, armar algún proyecto cool, también 🙂  Nivel informal, nivel profesional, como sea. Hombre o mujer. Abuelito o adolescente. Quien quiera que seas. Donde quiera que estés.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Post random con gracias.

WIN_20180307_13_20_54_ProEstoy sentada estudiando en una cafetería de marca conocida bebiendo un rico té de menta con la temperatura ideal para no quemarme la bocota (me pasa 8 de 10 veces jaja) pero tampoco para que sea té helado.

El audio que escucho habla, en cierto extracto, sobre apoyos y la gente puntual que está ahí para enseñarte algo pero también aguantar vara contigo.

Así que solo para dejar registro quiero listar toda esa gente que hoy 7 de marzo de 2018 está resultando fundamental como fuente de alegría y apoyo en algún aspecto de mi vida porque me hacen muy feliz y no me dejan estrellada en el camino jiji *se imagina su cara estrellada en el pavimento*  o porque me hacen desarrollar habilidades y perspectivas que no podría si no estuvieran allí merengues.

  1. Mi mamá
  2. Mis dos papás
  3. Mis hermanos, todos: Eri, Beto, Sergio, Doris, Andrea y Maya
  4. Juan e Ian
  5. Josh
  6. Iván
  7. Alina
  8. Tere
  9. Rubén

Y en este sutil gesto de agradecimiento, se me salen las lágrimas. Pero se siente bonito.

¿A quiénes agradecerían ustedes en este preciso momento? Que si el resto del mundo tuviera que desaparecer y solo permanecieran los de su lista, su vida giraría igual de linda.

🙂

Los quiere ❤

Barb

 

 

 

Los antecedentes penales.

descargaPor si no saben o por si sí, en México para ciertos requisitos o aplicaciones de empleo le solicitan a uno la Carta de Antecedentes No Penales que en realidad después de que le dí varias vueltas debería ser Carta de No Antecedentes Penales, ¿no? Bueno eso digo yo jajaja total.

Aquí en CDMX hay una sola oficina donde se tramita, ¡UNA! No es de sorprender la sapiencia con la que el gobierno decide cómo ejecutar trámites ágilmente. Por fortuna la oficina queda como a 15 min. promedio de mi casa pero pensaba ¿¡cómo demonios UNA oficina de trámite en toda la zona conurbada!? O sea gente que vive en la salida de Indios Verdes o en la Magdalena Contreras bien arriba o en alguna ruta no directa para llegar, y levantarse temprano para que el día rinda (porque además atienden como de 8 a.m. a 2 o 3 p.m.)

O porqué no hacer algún ajuste para que se realice de manera digital, a través del útil Internet o ya de perdis que pongan más oficinas donde se pueda obtener. Sí ya sé que ahí donde se hace es la oficina centralizada super importantísima (que hasta te quitan tu perfume en la entrada, vaya como los mismísimos aeropuertos pero de petatiux)… Jajaja. Bueno, es lo que hay.

Pasando a lo cómico del asunto, no falta la doñita que vende plumas pa’ llenar la solicitud, un letrero en la esquina de la calle que dice “copias en la suburban café” y sí, volteé para matar el tiempo y ahí estaba su Suburban café viejita haciendo lo suyo.

Ya entrando al mero trámite tal cual observé dos cosas.

  1. Somos como changuitos amaestrados ordenando los documentos como ellos indican, formándonos como en la primaria e incluso más ordenados aún, y esperando el turno de nuestra manada de fila. Somos changuitos amaestrados siguiendo instrucciones y entonces digo: ¿por qué carajo no somos así de educados, atentos y ágiles para todos los demás procesos de nuestra vida? ¿Será acaso que si nos portamos mal los polecías nos van a sacar, no tendremos el cochino papel que necesitamos y nos boletinen? ¿Será acaso que si no nos portamos igual que el resto del grupo esperando nos van a señalar y qué oso goeeey?
  2. Independientemente del trámite dos-tres engorrosillo, de que #gobierno, de que #perdederadetiempo, etc. aún en su proceso arcaico de llevar copias de todo y formarse como en fila de banco asignada por una persona del recinto, me pareció que lo hacían decentemente bien y organizado y todo fluye. Y ¿saben qué? no había ruido en exceso, se escuchaban bien las instrucciones de los dirigentes de masas, nadie hacía nada fuera de lugar o estúpido (lo más que vi es que alguien llenó mal cierto campo del formato pero enseguida le resuelven).

Entonces concluyo que sí somos seres pensantes que sabemos acatar un proceso porque sabemos que nos llevará a un buen resultado y convivencia con el prójimo (obvio hay excepciones de procesos que causan más desmadre y burocracia que nada, pero centrémonos en reglas básicas de convivencia). Sabemos que si nos mantenemos atentos en suficiente silencio o disposición podremos entender lo que se nos solicita, convivir como humanos generosos y compasivos y ayudar al de junto cuando tú ya entendiste o concluiste lo tuyo.

Sí, me sentía como en el ejército donde avanza la fila que te indica en el momento que te indica y se cercioran de que tengas tus documentos y tal pero al final avanzamos bien y todos salimos contentos con nuestra carta (sí, vi a mucha gente salir con un mini esbozo de sonrisa y cara de paz cuando llevaban su carta en la mano).

Y aun un proceso ultra obsoleto o aburrido siempre tiene un modo de hacerlo menos pesado. Planear y organizar es la clave y uno que lo ejecuta portarse a la altura del ser al que le asignaron corazón y cerebro y no actuar como animalito ni intentando transgredir aquello que congestiona el paso del día a día.

Porque así como decidimos que “ay, por una vez no pasa nada”, “ay, estacionarme en lugares de discapacitados qué me importa”, “ay, robar está cool porque a mí también me robaron”, “ay, dar mordida porque tengo prisa y no acepto mi falta es super normal”, “ay, no ceder el paso es de inteligentes”, etc. también podemos hacer todo lo contrario. Y en realidad lleva el mismo tiempo que hacer la cosa culera.

Sí, mexicanitos. Sí podemos y sí sabemos, nomás que ya no hay que hacernos tarugos.

Fin.

😉

P. D. Ya se pueden hacer citas para la dichosa carta sin tener que hacer fila. Por si a alguien le sirve el dato. Jiji